Todos hemos oído el término trastornos de la alimentación pero realmente ¿Cuántos conocemos? Seguro que hemos escuchado hablar, tenemos un familiar o un conocido, hemos leído, etc. sobre los trastornos alimenticios más conocidos en nuestra sociedad como son por ejemplo la anorexia o la bulimia pero, existen otros muchos que no tienen tanta relevancia social y que se deben tener en cuenta.

 
 
 
 
 

¿Qué son los Trastornos de la Alimentación?

El Instituto tecnológico de Sonora habla sobre lo que son los trastornos de la alimentación y dice que son enfermedades crónicas y progresivas que se manifiestan a través de la conducta alimentaria, aunque en ella intervienen un gran abanico de factores psicológicos y emocionales entre los que prevalece una alteración o distorsión de la auto-imagen corporal, temor a un aumento de peso acompañado a una disminución del autoestima puesto que está directamente relacionado con la percepción de una buena imagen corporal.

Halgin decía en 2004 que el significado psicológico que una persona le otorga a la comida va más allá de sus poderes nutritivos y los define como trastornos caracterizados por conflictos sobre la comida, la alimentación, el ejercicio y la imagen corporal.

Papalia un año después define los trastornos alimenticios como “comer en exceso y falta extrema de alimentos” y afirma que son más comunes en las sociedades industrializadas donde el alimento es abundante y lo atractivo va unido a la delgadez.

De esta manera, el término “trastornos de la alimentación” se refiere a una variedad de trastornos, siendo la característica común de todos ellos los comportamientos anormales de alimentación, ya que son problemas serios de salud mental que pueden derivar en un peligro para la vida. Los principales trastornos de alimentación son: Anorexia, bulimia, ortorexia, vigorexia…pero existen más…

 Los Trastornos de la Alimentación según el DSM-V

El manual estadístico y diagnóstico de los trastornos mentales tiene un apartado para los trastornos de la alimentación y de la ingestión de alimentos dentro de los que se encuentran:

Pica (Alotriofagia)

Consistente en la ingestión de sustancias no nutritivas y no alimentarias sin que esto esté aceptado dentro de la cultura del individuo.

Trastorno de Rumiación (Mericismo)

Llamado así a la regurgitación repetida de alimentos sin deberse esta a una afección médica.

Trastorno de Evitación/Restricción de la Ingestión de Alimentos

Trastorno por el que una persona comienza a desinteresarse por la comida obsesionándose con las consecuencias de la acción de comer llegando a desatenderse las necesidades nutritivas y energéticas del individuo.

Anorexia Nerviosa

Restricción de la ingesta energética llegando a una reducción significativa del peso corporal derivado de un intenso miedo a engordar.

Bulimia Nerviosa

Episodios recurrentes de atracones seguidos de comportamientos compensatorios inapropiados como por ejemplo la provocación deliberada del vómito, el uso de laxantes, diuréticos u otros medicamentos.

Trastorno por Atracones

Episodios recurrentes de atracones no asociados a comportamientos compensatorios.

Otros trastornos de la alimentación o de la ingestión de alimentos no especificado

Casos en los que predominan los síntomas característicos de un trastorno alimentario o de la ingestión de alimentos y que causan un malestar significativo.

 
 
 

15 Trastornos de la Alimentación que quizás no conozcas (o si)

Aunque no se encuentran categorizados en el manual de referencia por excelencia, podemos encontrar otros trastornos que, por su similitud a los pertenecientes a esta categoría se pueden considerar trastornos de la alimentación.

Ortorexia: Obsesión por comer sano; la persona lleva un control exhaustivo y cada vez más estricto de los componentes de los alimentos que va a consumir.

Vigorexia: Trastorno en el cual la persona se preocupa constantemente ya que se percibe como demasiado pequeña y débil.

Megarexia: Personas que padecen de obesidad y no se someten a ningún tipo de régimen alimenticio ya que presentan una distorsión de su esquema corporal y cuando se miran al espejo se ven a sí mismos como personas sanas y delgadas.

Potomanía: Obsesión donde, la persona desea beber agua en grandes cantidades con la intención de llenar su estómago y así evitar comer.

Permarexia: Trastorno por el que la persona piensa que todo lo que come engorda, y esto la impulsa a realizar constantemente distintos tipos de dieta. La permarexia no es una enfermedad en sí, sin embargo es una conducta de riesgo que puede desencadenar otros problemas como anorexia o bulimia.

Pregorexia: Este es un trastorno que sufren las mujeres embarazadas, que se preocupan de forma exagerada por su figura, y que tienen miedo de aumentar mucho de peso durante la gestación. Debido a esto, evitan comer o se restringen mucho, e incluso pueden llegar a inducirse vómitos y a aumentar la actividad física, con el fin de eliminar las pocas calorías que ingieren.

Manorexia: Es un trastorno alimentario que sufren los hombres y que tiene las mismas características que la anorexia en las mujeres.

Dunkorexia, Ebriorexia o Alcoherexia: consiste en dejar de comer para contrarrestar el efecto calórico de la ingesta de alcohol. Esta enfermedad mezcla la anorexia y el alcoholismo, ya que la persona reemplaza los alimentos por las bebidas alcohólicas.

Diabulimia: término que engloba a dos enfermedades como son la diabetes y la bulimia y que es sufrida por personas que se obsesionan con adelgazar evitando las inyecciones de insulina necesarias para el buen funcionamiento de los órganos con el objetivo de adelgazar.

Sadorexia: bajo este concepto se unen los términos sadomasoquismo y anorexia y consiste en unir comportamientos anoréxicos, bulímicos y ortoréxicos con el maltrato corporal y el empleo de métodos masoquistas infringiéndose dolor para disminuir las ganas de comer.

Geofagia: Está dentro de los trastornos de Pica y consiste en la apetencia por comer tierra.

Hiperfagia o Polifagia: Aumento considerable de la sensación de tener apetito con la consiguiente ingesta descontrolada de alimentos, aunque no presente una razón aparente.

Pagofagia: Deseos irrefrenables de comer hielo.

Síndrome del comedor nocturno: Se caracteriza por una ingesta diurna escasa de alimentos o inapetencia y un aumento anormal del apetito o polifagia durante la noche.

Tragorexia: Se trata de un trastorno caracterizado por un aumento grave de peso originado por un apetito insaciable y compulsivo. Estas personas sufren una distorsión de su cuerpo que les lleva a la creencia de que el aumento de peso les hará parecer más saludables.

 
 

Beatriz Valera